Cuidado de plantas

Cómo regar tus plantas correctamente para que no se te sequen o se ahoguen

Mujer regando una planta

Algo básico y súper importante en la jardinería es saber cómo regar las plantas, porque si una planta no tiene suficiente agua o la recibe en exceso, no durará mucho.

Sin embargo, más allá de solamente echarles agua, es fundamental saber cómo, cuándo, qué tan seguido, qué errores evitar al hacerlo y cómo saber cuando las estás regando de más. Sigue leyendo porque aquí te daremos toda la información que necesitas para hacerlo sin morir o matar a tus plantas en el intento.

 

¿Cómo regar las plantas?

Dejando de lado algunas contadas excepciones, la mayoría de las plantas requieren un riego moderado. Esto significa mojar su tierra pero sin empaparla por completo. Por otro lado, es cierto que cada planta tiene sus propias necesidades de riego, por ejemplo, un Cactus puede estar bien sin tanta agua, pero al Helecho sí deberás ponerle más. Las siguientes recomendaciones generales te servirán para aplicarlas siempre que estés regando plantas en tu jardín:

 

1. Usa tu dedo para saber si necesitan agua 

Esta es una regla de oro para comprobar si realmente es necesario regar o no una planta. Hunde la mitad de un dedo en la tierra y riégala sólo si sientes que la tierra está seca.

 

2. Échales el agua desde arriba y directo hacia la tierra

Aunque es una práctica común, no es recomendable regar sobre las hojas, siempre hazlo sobre la tierra hasta que esté lo suficientemente mojada pero no empapada. Al hacerlo así, el agua llega más rápido a las raíces.

 

3. Elimina el exceso de agua después de regar

Después de haberles echado agua, espera un poco a que la absorban completamente y entonces retira el exceso de líquido que se haya quedado en el plato de la maceta para prevenir encharcamientos y evitar que las raíces se pudran.

 

4. Riegalas más en verano que en invierno

Con el cambio de temporadas, la temperatura y la humedad en el ambiente cambian y es necesario ajustar la frecuencia en el riego para las plantas. En verano hay que regar de 2 a 3 veces por semana y durante el invierno puede ser suficiente hacerlo cada 10 días.

 

5. Usa el agua de lluvia para regar

Para todas las plantas es mucho mejor recibir agua de la lluvia porque tiene macronutrientes que les ayudan a crecer. Así que la próxima vez que veas que va a llover, saca tus plantas o recolecta el agua para usarla después.

 

Mujer pulverizando las hojas de una planta

 

¿Cuándo regar las plantas?

El mejor momento para regar las plantas es muy temprano por la mañana, cuando la temperatura ambiente está en el nivel mínimo del día. En ese momento es cuando la tierra puede absorber mucho mejor la humedad y filtrar el agua hasta las raíces sin que se evapore al agua.

Al hacerlo así te aseguras de que tus plantas tengan una buena reserva de humedad en el sustrato para que puedan aguantar la temperatura máxima del día, sobre todo en los calurosos días de primavera y verano.

 

¿Qué tan seguido hay que regar las plantas?

Para saber qué tan seguido debes regar tus plantas hay que tomar en cuenta dos factores bien importantes: el tipo de planta y la época del año. Verás, según su especie, cada planta necesita cuidados específicos y tiene necesidades distintas de riego. Para darte una idea sobre esto, piensa en el medio natural del cual proviene cada una de tus plantas, ¿es tropical?, ¿vienes de un entorno seco o húmedo? Busca esta información y revisa cuáles son las recomendaciones de riego para cada especie en particular.

Por otro lado, recuerda que durante la primavera y el verano siempre necesitarán más agua porque es justo la época en la que muchas de ellas estarán renovando hojas, creciendo y floreciendo. En cambio durante el otoño y el invierno, hay menos luz en el día y las temperaturas bajan, por lo que no necesitarán tanta agua.

Entonces, para determinar la frecuencia de riego en cada una de tus plantas haz un cruce entre estos dos aspectos y no olvides siempre revisar el nivel de humedad en su tierra para saber si ya es momento de regar o todavía no.

 

¿Cómo saber cuando estás regando de más una planta?

Cuando una planta recibe agua en exceso sus raíces se pudren y lo más seguro es que se muera; así que pon atención a estos cinco signos que son los más comunes para saber si la estás regando en exceso:

 

  • Sus hojas se han puesto amarillas
  • Siempre que tocas su tierra, está húmeda
  • Empiezan a aparecer plagas en la tierra
  • Sus tallos se ponen blandos
  • Aparecen bordes o manchas color café en las hojas

 

Errores comunes que debes evitar cuando estés regando plantas

Para evitar los siguientes errores al regar, identifica primero qué es lo que estás haciendo mal y así podrás corregirlo para asegurarte de que le estás dando a tus plantas la cantidad de agua necesaria.

1. Olvidar que debes regarlas

Este es quizá el error más común de todos. Usa los recordatorios de tu teléfono o pega algún letrero en un lugar visible para que siempre tengas presente el momento de regar tus plantas.

2. Aplicar las mismas reglas de riego para todas

Acuérdate que cada una tiene distintas necesidades y no debes echarles agua a todas los mismos días, ni la misma cantidad. Además, habrá algunas a las que debas pulverizar en las hojas o dejarles un plato bajo la maceta y otras a las que no.

3. Echarles más agua de la que necesitan

Este es el segundo error más común: el riego en exceso. El secreto siempre es revisar la tierra para saber si ya es momento de regar o si todavía tiene humedad suficiente. Cuando una planta recibe más agua de la que necesita, se pudre, y nadie quiere eso.

4. No revisar que tengan buen drenaje

Cuando las riegues, todas tus macetas deben poder drenar el exceso de agua de forma eficiente para evitar encharcamientos y pudrición en las raíces. Las características del drenaje van de acuerdo al tipo de planta y el sustrato que necesitan, asegúrate de que cada una tenga el correcto y no tendrás problemas.

5. Pulverizar las hojas y flores de todas las plantas

Hay algunas especies que sí lo necesitan, sobre todo en ciertos climas, pero a otras no les va nada bien esta práctica. Entonces, es vital que te documentes primero para saber qué tipo de riego necesita cada una de las plantas que tienes en casa.

 

¿Cómo regar las plantas cuando sales de vacaciones?

Salir de casa en vacaciones siempre es un tema de preocupación si no tienes alguien de confianza que pueda cuidar y regar tus plantas. Estar mucho tiempo sin agua puede ser fatal en cualquier época del año; así que lo mejor que puedes hacer en ese caso es poner en práctica algunos sistemas de riego caseros que las ayudarán a no pasarla tan mal en tu ausencia.

 

  • Goteo por cordones

Llena el recipiente con agua y sumerge un extremo de los cordones en ella, el otro extremo de cada uno deberá ir hacia las distintas macetas que quieras regar. De esta manera, los cordones absorberán el agua y la llevarán hasta la tierra de cada planta.

 

  • Goteo con botella

Usa una botella de refresco de dos litros y haz pequeños agujeros en una de sus caras. Llénala de agua y ponla sobre la maceta para que el agua vaya saliendo poco a poquito hacia la tierra.

 

  • Riego con botella invertida

Para este método también necesitarás una botella grande de plástico. Hazle un agujero en la tapa para crear una especie de gotero. Llena la botella de agua, tápala y entiérrala volteada sobre la superficie de la tierra. De esta manera, la tierra irá absorbiendo el agua en función de lo que necesite.

Un error que no quieres cometer es poner platos debajo de tus macetas y encharcarlos antes de irte de vacaciones. Esta técnica no es efectiva porque lo único que pasará es que tus plantas se van a debilitar por exceso de agua y cuando ésta se evapore completamente quedarán más sensibles a la falta de riego.

 

Observa tus plantas constantemente para saber qué les gusta

Cometer errores por no saber cómo regar las plantas es un problema más común de lo que crees y le pasa hasta a las personas más expertas en jardinería, pero eso no tiene por qué ser motivo para que te despidas de tu planta favorita para siempre. Al contrario, darte cuenta de qué es lo que estás haciendo mal es una excelente oportunidad para que le pongas atención a tus plantas, aprendas cuáles son las necesidades de riego que tiene cada una y hagas todo lo posible para cumplirlas.

Al final, no hay una fórmula exacta que aplique para regar todas las plantas. El secreto está en observarlas constantemente para conocerlas mejor, descubrir qué les gusta, qué no les gusta y cómo va cambiando su necesidad de agua durante cada estación del año.

 

Artículos relacionados

Un texto sobre “Cómo regar tus plantas correctamente para que no se te sequen o se ahoguen

Los comentarios están cerrados